LAS GRULLAS EUROPEAS: SU INCREIBLE VIAJE DESDE ESCANDINAVIA HASTA ESPAÑA

La tarde agotaba sus últimos rayos de luz. En el ambiente otoñal el aíre frío entrecortaba el lejano trompeteo mientras realizaba remolinos en las aguas de la laguna. Tras un pequeño silencio el cielo se llenó de pequeñas uves aladas que se aproximaban al agua para descansar después de toda una jornada buscando sustento. Poco a poco se apreciaban con más claridad los cuellos estirados y las largas alas con las remeras negras tan características. El sol se desvanecía tras el horizonte y el nutrido grupo de grullas arribaba a la laguna dispuesto a pasar la fría noche.

La estampa anterior ha cautivado desde antiguo a hombres de todas las culturas. Las grullas llevan en la Tierra desde hace 55 millones de años. De hecho, han sido representadas en pinturas rupestres y se creé que los humanos imitaron sus bailes hacia el año 7000 A. C. en Japón. Esto se entiende al saber que las grullas son capaces de usar más de 90 gestos y sonidos.

Típica formación de grullas en V

Típica formación de grullas en V

También han dejado huella en la literatura: Homero habló de su canto en la Ilíada, Plutarco describió a Teseo bailando como una grulla cuando derrotó al Minotauro y, según la mitología griega, el dios Hermes inventó la escritura viendo las formas que estas describían en el cielo. Sorprende saber que palabras como geranio o pedigrí son una influencia directa de estas aves en el lenguaje. La primera significa grulla en griego, ya que las semillas de esta planta se parecen a la cabeza de estas; y la segunda procede de la expresión francesa pie de grulla por la similitud del árbol genealógico y la pata de esta ave.

De las quince especies de grulla existentes en el mundo, en Europa solo podemos observar dos. Lo más normal es encontrarnos a la grulla común (Grus grus). Pero de manera casi anecdótica aparece la grulla damisela (Grus virgo), la grulla de menor tamaño del mundo. Parece ser que la gran mayoría de citas corresponde a sueltas o escapes de colecciones zoológicas aunque se sabe que fue introducida en Francia desde Rusia en el siglo XVIII por orden de María Antonieta y le puso como apellido “demoiselle”. En cualquier caso la mejor opción para ver grullas de esta especie en Europa es acercarse a Chipre. Allí podremos disfrutar de su vuelo migratorio de marzo a abril.

La grulla común cría en zonas pantanosas de Alemania, Estonia, Finlandia, Noruega, Polonia, Rusia y Suecia. Pero es a finales del verano cuando estas damas del frío notan que hay menos horas de luz e inician la etapa más fascinante de sus vidas. La migración reúne a miles de aficionados que despiden o reciben los bandos de estas aves en Suecia, las islas del Báltico y Alemania. Su gran tamaño, unido a su comportamiento gregario, convierte los dormideros de grullas en un fenómeno de lo más vistoso.

Pero veamos como lo hacen. Las grullas utilizan tres rutas migratorias. La occidental, usada por unas 130.000 aves, las lleva a pasar el invierno en España, Portugal y Marruecos. La central o báltica, en la que aproximadamente unas 140.000 grullas intentan llegar a África desde Polonia atravesando Serbia e Italia. Por último la oriental, utilizada por un numero indeterminado de grullas, parte de Estonia y Rusia, atraviesa Turquía y Egipto llegando hasta Etiopía.

esquema migracion grus grus grullas

Mapa de las tres rutas migratorias de la grulla común (Grus grus).

Pero sigamos a una de estas grullas en su aventura acompañándola por la ruta occidental. Recorreremos unos 4.000 km hasta llegar a nuestro cuartel de invierno. Para ello alcanzaremos en ocasiones hasta 9.000 metros de altitud. De esta forma atravesaremos Europa en un viaje fascinante.

En nuestra ruta partiremos de los lugares habituales de concentración. Los más importantes son el lago Homborsgasjön (Suecia), la isla Öland (Báltico) o Rügen (Alemania). Desde aquí atravesaremos Alemania y casi sin aliento llegaremos hasta el primer punto de descanso. El lago de Champagne (Francia) nos servirá para reponer fuerzas hasta la siguiente etapa. Pero todavía queda lo más duro.

El cordón montañoso de los Pirineos nos separa de nuestro destino. Ya empiezan a mermar las fuerzas y antes de atravesar la cadena montañosa pararemos de nuevo en Capiteux. Ahora llega la prueba de fuego, llegar a la Península Ibérica es cuestión de tiempo. Las más débiles se han quedado en el camino. No creo que en el viaje de vuelta se unan a nosotros. El frío del invierno hará el resto.

Ya en España la laguna de Gallocanta se ve como un oasis en medio de la nada. Su situación estratégica y sus dimensiones canalizan cada año la friolera de 20.000 a 60.000 ejemplares. De aquí las grullas se distribuirán por la Península. En Aragón se quedará un 16% de las que llegaron. Hasta Castilla-La Mancha llegaran un 18% y hasta Andalucía un 10% del total.

Grullas (Grus grus) en Gallocanta

Grullas (Grus grus) en Gallocanta

Pero es sin duda Extremadura con un 53% la comunidad a la que más individuos arriban. No obstante el 70% de las grullas de Europa occidental vienen a España cada año para pasar el invierno en un paso incesante de octubre hasta principios de diciembre. En el viaje de regreso a las áreas de cría siguen una ruta más canalizada por el Este de la Península Ibérica.
Para la observación de este espectáculo aconsejamos acudir provistos de material óptico a los dormideros con suficiente anterioridad al amanecer o el ocaso. De esta forma no interferiremos en la salida o entrada de estas aves al dormidero. Hay que tener en cuenta que una sola persona o vehículo que lleguen tarde pueden desviar las entradas o salidas al dormidero estropeando la visión al resto de observadores.

En España durante la migración otoñal (de octubre a diciembre) la espectacularidad del paso de grullas al dormidero es mayor que durante el paso primaveral (de marzo a abril), ya que las concentraciones de estas aves son más numerosas. Además hay que tener en cuenta que estas se alimentan durante el día y realizan su entrada en pocos minutos antes del ocaso.
Muchos se preguntan cómo se puede oír a estas gruiformes mucho antes que verlas. La respuesta es que su trompeteo puede oírse desde 5 km de distancia. Su larga tráquea está unida al esternón por unas placas óseas y se enrolla en el pecho conformando una caja de resonancia natural. Además aumentan la altitud en sus desplazamientos cuando atraviesan pueblos y ciudades. Eso unido a que en ocasiones vuelan por encima de las nubes supone que en ocasiones las oigamos sin tener ocasión de verlas. Aún así es fácil observar pequeños bandos familiares atravesando grandes ciudades europeas como Paris o Madrid.

Migración de la grulla común

Migración de la grulla común

La migración de las grullas y sus concentraciones en los cuarteles invernales son un fenómeno extraordinario basado en el equilibrio ecológico. Es por esto que pueden verse afectadas por las actividades humanas. De tal forma que la desaparición de las dehesas y los cambios agrícolas así como las molestias directas pueden acabar dañando este equilibrio. Además de poner en peligro el seguir contando con las grullas en nuestros campos.

Para evitarlo es preciso trabajar por la conservación de las mismas realizando campañas de divulgación en los pueblos de las regiones implicadas. Así como la dinamización del sector turístico enfocado a estas aves en dichas regiones. Para ello se debe realizar un plan estratégico que dé como resultado un turismo ornitológico ético y responsable. Solo de esta forma podemos asegurar que las generaciones futuras vean estas aves en su característico vuelo en “V” y se deleiten con sus trompeteos y bailes.

Desde Birding140 estamos acompañando a las grullas en su largo viaje. Tenemos en marcha un experimento colaborativo en el que, desde el norte al sur de Europa, todos podéis participar. Si avistas un bandada de grullas, comunicárnoslo a través de Twitter con el hashtag #Birding140 indicando el lugar, la fecha, la hora del avistamiento y el número aproximado de grullas en el bando. Recopilaremos todos los datos que nos aportéis y haremos resúmenes periódicos de la información obtenida del viaje migratorio de las grullas por toda Europa. ¿Os animáis a participar?

Cartel del Experiemento colaborativo #Birding140 - Cuando veas una grulla, tuitéalo

Cartel del Experiemento colaborativo #Birding140 – Cuando veas una grulla, tuitéalo

LAS GRULLAS EUROPEAS: SU INCREIBLE VIAJE DESDE ESCANDINAVIA HASTA ESPAÑA
5 (100%) 16 vote[s]

También te puede gustar...

11 Responses

  1. Isa Oltra dice:

    Me partece muy interesante el reportaje. Trancribí una parte y el enlace en una entrada del blog hablando de grullas, citando vuestro blog..
    Saludos

  2. Birding140 dice:

    Nos alegra que te haya gustado. Hemos echado un ojo a tu blog. Se nota que eres una gran fotógrafa ya que tus fotos nos parecen espectaculares. Gracias por compartir. Nos leemos.

  3. Jorge Sierra de Guara dice:

    Hola, siguen funcionando las cajas de autillo? Yo vivo por Avda Pirineos de Barbastro pero no oigo ninguno nunca.. porque zonas se suelen oír?

  4. Alejandra de Goro dice:

    Avistadas grullas a las 11.20 de la noche a su paso por Abadiño( Bizkaia) unas diez dirección Sur

  5. carlos roberto Iranzo dice:

    Buenas Tardes a Todos, Vivo en Turis, Valencia y en mi garagen que es muy grande y tengo que acondicionarla todos los veranos crian en Média unas 70 Golondrina ya a 5 años seguidos , este año de 2018 llegaran en 5 de Mayo , y al dia de hoy ya estan regresando a Africa, se van poco a poco hoy mismo las conte por la mañana y solo tengo 12 de las 79 que estaban, les contare cuantas llegaran en proximo año.
    Saludos a todos desde Turis Valencia.

  6. Gracia dice:

    Avistamiento de 3 bandadas de grullas en Guadalajara el lunes 12 de noviembre a las 14.50 en dirección suroeste. Saludos!

  7. Daniela dice:

    Hola, soy de Mar del Plata, Argentina. Desde hace unos dias viene una pareja de golondrinas a mi balcon, toman sol y descansan ahi. Que hago?

    • Birding140 dice:

      Hola Daniela, muchas gracias por escribirnos. Cabe dos posibilidades para que estén en tu balcón. La primera puede ser que hayan elegido un lugar cercano para construir su nido. En este caso utilizarían tu balcón cómo atalaya desde donde vigilarlo sin delatar la posición del nido a los depredadores.

      Otra posibilidad sería que todavía no hubieran construido su nido. Puedes ayudarlas buscando un lugar protegido por un alero o estructura similar y clavar debajo, en la pared, dos clavos separados del alero unos 20 cm. Este sencillo procedimiento les facilitará mucho el trabajo. También puedes ofrecerles materiales de construcción creando un pequeño barrizal en la zona simplemente derramando un poco de agua en la tierra. Tienes que tener en cuenta dónde les incitas a construir el nido ya que debe ser un lugar donde la caída de los excrementos de las golondrinas no causen molestias.

  8. Modoe fishing dice:

    Avistamiento de unas 50 grullas, domingo 02 diciembre, 10.30, cabo de la nao(javea) alicante, a ras del mar, direccion suroeste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *