SEGUIMIENTO DE LA GRULLA COMÚN POR EUROPA – QUINTO INFORME

Imaginaros que os encontráis en algún lugar de la península Ibérica sin acceso a un GPS, ni a un mapa, ni tan siquiera a una brújula. Pero aun así debéis encontrar vuestro camino de regreso a Escandinavia, a miles de kilómetros de distancia. ¿Cómo os orientaríais?

Esto es lo que le ocurre a la grulla común al final de cada invierno cuando tiene la imperiosa necesidad de regresar a sus lugares de cría en el norte de Europa. Que los grandes bandos de grullas sepan exactamente cómo y cuándo regresar a sus lugares de origen es uno de los misterios más fascinantes de la Naturaleza. ¿Cómo se las apañan?

Hoy os presentamos un nuevo informe del proyecto colaborativo #birding140. La recopilación de tweets abarca desde el 10 de diciembre de 2016 hasta el 10 de marzo de 2017, tres meses que coinciden con la invernada de las grullas en la península Ibérica y con el retorno al norte en los primeros días de marzo.

Como en informes anteriores, presentamos los avistamientos de forma gráfica con un punto rojo sobre el mapa de Europa y destacamos cinco lugares especialmente importantes para las grullas en su migración (Diepholzer Moorniederung, Lac du Der, Arjuzanx, Gallocanta y la región de Extremadura). Sobre estos lugares situamos un círculo de color verde de mayor tamaño cuanto mayor es el número de grullas concentradas allí al finalizar el periodo al que se refiere el mapa.

Grullas Diciembre 2016

Avistamientos de grullas hasta el 10 de Diciembre de 2016

El primer mapa refleja la situación tal y como la dejamos en el anterior informe, el 10 de diciembre de 2016. La mayoría de las grullas que han seguido en su migración hacia el sur la ruta occidental se han dispersado por la península Ibérica. Aproximadamente la mitad ha elegido la región de Extremadura como lugar de invernada.

Continuamos con el segundo mapa. Muestra los avistamientos entre el 11 de diciembre y el 10 de enero. Como podéis ver parece no haber cambios, las grullas pasan tranquilas el invierno sin realizar grandes desplazamientos. Aunque la mayoría ha viajado a la península Ibérica algunas se arriesgan a pasar el invierno en Alemania y Francia, parece que cada año son más las que deciden hacerlo.

Grullas Enero 2017

Avistamientos de grullas hasta el 10 de Enero de 2017

La situación se repite en el siguiente mapa del 11 de enero al 10 de febrero, recibimos pocos avistamientos y la situación aparente es de tranquilidad. Sin embargo, pronto las grullas deberán retornar al norte de Europa. El nacimiento de la nueva generación depende de ello.

En tan sólo unos días, las grullas se enfrentarán a una de las pruebas de orientación más difíciles que podamos imaginar. El fuerte viento del Cierzo, las altas cumbres del Pirineo y las profundas borrascas atlánticas intentarán desviarlas de su camino. Sin embargo, la grulla común es una maestra de la orientación.

Descubre cómo se orientan las grullas en sus migraciones Clic para tuitear

Las grullas utilizan la información que les suministran los accidentes geográficos, el Sol, el cielo nocturno, los campos magnéticos e incluso los vientos para orientarse.

Grullas Febrero 2017

Avistamientos de grullas hasta el 10 de Febrero de 2017

Cuando en el otoño las grullas se dirigen junto a sus polluelos hacia el sur es fácil apreciar como utilizan el cauce de los ríos y algunas elevaciones del terreno como referencia. Sin embargo, este sistema de navegación visual no es suficiente cuando realizan sus viajes de noche, ni cuando regresan hacia el norte utilizando rutas mucho más en línea recta hacia su destino, ni mucho menos cuando utilizan nuevas rutas sobrevolando lugares desconocidos. Necesitan una brújula y un mapa.

Las grullas observan cada mañana el amanecer y el arco que forma el Sol en el horizonte hasta el ocaso. Pero hacen algo más, su pequeño cerebro interioriza la velocidad y la trayectoria del Sol, es decir, mediante la observación diaria son capaces de deducir la hora solar y la posición que debería tener el Sol en cada momento. Ya tenemos una brújula solar con la que poder calcular dónde se encuentra el norte.

Las grullas no pueden utilizar su reloj interno para orientarse cuando se desplazan de noche. Pero al igual que el Sol describe un arco a lo largo del día, el firmamento estelar rota a lo largo de la noche. En el hemisferio norte el centro de rotación del cielo nocturno es un punto cercano a la Estrella Polar, este punto siempre nos marcará el norte. Cuando vuelan de noche las grullas aprecian la rotación de las estrellas y son capaces de utilizar el centro de rotación como brújula.

La migración de las grullas al norte

Es 24 de febrero por la tarde en Madrid, muchos están haciendo las maletas para hacer una escapada de fin de semana. Todo parece normal, como cualquier viernes. A pocos se les ocurre levantar la vista al cielo y mucho menos escuchar el ruido de la ciudad.

Sin embargo, hoy es un día especial. Si escucharan el ruido del tráfico descubrirían de fondo un sonido distinto al habitual, un trompeteo que invita a alzar la vista al cielo y ver el espectáculo de miles de grullas sobrevolando la ciudad. La migración al norte ha comenzado.

En un par de días la mayor parte de las grullas de la península Ibérica se concentra en una extensa zona con centro en la laguna de Gallocanta. Para orientarse han utilizado la navegación visual, su brújula solar y la rotación de las estrellas. Tres mecanismos que cualquier humano entrenado también puede emplear. Sin embargo, para afrontar con éxito el desafío que tienen en frente necesitarán utilizar mecanismos de orientación “sobrehumanos”.

Grullas Marzo 2017

Avistamientos de grullas hasta el 10 de Marzo de 2017

Este año el descanso en Gallocanta será muy breve. Al amanecer del 27 de febrero las grullas están inquietas, aunque los humanos no podamos percibirlo, la presión atmosférica está cambiando. Pronto llegará el Cierzo con sus vientos de 100 km por hora.

La migración se precipita, decenas de miles de grullas intentan cruzar el valle del Ebro para alcanzar el Pirineo. Si en el valle son sorprendidas por el el viento del Cierzo tendrán que realizar un gran esfuerzo de vuelo y podrían morir agotadas al intentar superar las cumbres del Pirineo.

Si se dejan arrastrar por el Cierzo hasta la costa Mediterránea podrán alcanzar Francia por el Pirineo catalán, con cumbres mucho más bajas. Sin embargo, viajando por esta ruta llegarán más tarde que sus compañeras a las zonas de cría y probablemente no encuentren territorios libres donde construir sus nidos.

La suerte está echada, los días 27, 28 de febrero y 1 de marzo la gran mayoría de los bandos de grullas consiguen superar los Pirineos y sobrevuelan Francia rumbo al norte por una ruta más al este que la que utilizaron en otoño para migrar al sur.

El tiempo apremia para conseguir los mejores territorios de cría. El 28 de febrero llega a Hornborga (Suecia) la primera grulla.

Mientras, una borrasca atlántica penetra en Francia ralentizando el avance de las grullas que salvaron el Pirineo por su parte central. La mayoría consigue alcanzar la frontera con Bélgica y Luxemburgo el 4 de marzo. El día 10 gran parte de las grullas europeas se encuentra ya en sus lugares de cría en Escandinavia y el Báltico o bien está apunto de llegar.

En su viaje muchas se han visto obligadas a desviarse de su ruta y a internarse por territorios desconocidos. ¿Cómo han podido llegar a casa?

El sexto sentido de las grullas: el sentido magnético

Hoy en día se conoce que las grullas y muchas otras aves son capaces de percibir de alguna manera la intensidad del campo magnético terrestre. Los polluelos aprenden las características geomagnéticas de su lugar de nacimiento. Cuando sus padres les acompañan en la primera migración de sus vidas perciben cómo la intensidad del campo magnético varía uniformemente según avanzan hacia el sur.

Este aprendizaje permite a las grullas adultas percibir en todo momento la latitud en la que se encuentran y formar un mapa mental con los lugares que conocen y la distancia a la que se encuentran de ellos. Aunque una gran tormenta las desvíe cientos o miles de kilómetros de su ruta hacia territorios desconocidos, las grullas adultas siempre saben dónde se encuentran y en qué dirección han de volar para regresar a casa.

La mayoría de las grullas ya se encuentran en los territorios de cría. Durante los próximos meses dedicarán todos sus esfuerzos a la reproducción y a enseñar a la nueva generación todos sus conocimientos.

Queremos daros las gracias a todos por estos casi tres años de vida del experimento colaborativo #birding140. Muchísimas gracias a todos por vuestros tweets, sin vosotros los mapas de migración no serían posibles. ¡GRACIAS!

También te puede gustar...